Eventos,  Experiencias,  Foz,  Galicia,  Gastronomía,  Gastronomía,  Hoteles,  Personas,  Planes OCA,  Social

¡Preparamos un menú especial en OCA Playa de Foz, para recordar la «Festa Normanda»!

Este año en Foz, no podremos celebrar la X Festa Normanda. Una cita ineludible desde 2011 y en la que nuestro pueblo mira a su pasado vikingo. Se celebraría este fin de semana, ¡pero nadie ha dicho que dejaríamos de comer! Por eso en OCA Playa de Foz os proponemos un menú especial para recordarla.

El menú constará de entrantes, plato principal y postre:

Para empezar podrás escoger de entrante entre salpicón de pescado, ensaladilla OCA o vieira gratinada. Luego costillas de vaca a la parrilla, jamóm asado o lubina al horno. Y de postre tarta de chocolate, arroz con leche o milhojas de crema. La bebida y el café estarán incluidos en el precio que serán 30 euros por persona.

El menú especial Festa Normanda estará disponible el sábado 29 y domingo 30 de agosto.

Reserva en el teléfono 982650060 o en reservas.foz@ocahotels.es

SOBRE LA HISTORIA DE LA FESTA NORMANDA

Reproducimos aquí un poquito de lo que podréis averiguar sobre la Festa Normanda en su página oficial. ¡¡Nos encanta la historia!!

En la época de las invasiones vikingas al Reino de Galicia, una gran flota normanda intentó penetrar en las tierras de Foz. Corría el siglo IX y surgió entonces una leyenda en torno al obispo de San Martiño de Mondoñedo.

La alerta del avistamiento de la flota vikinga en Foz llegó pronto al obispo. Ante el peligro inminente y la falta de defensas, el pueblo entero junto con el obispo se refugiaron en las montañas a la espera de refuerzos.

Desde el Alto da Grela, los focenses comenzaron a ver en el Cantábrico la inmensa flota normanda que se acercaba rápidamente sus costas. El obispo Gonzalo rezó por las almas de los suyos, siendo imitado por sus feligreses. Fue entonces cuando el cielo comenzó la nublarse, soplando el viento y levantándose una tempestad en el mar. El temporal aumentaba de tal modo que la flota vikinga comenzaba a mostrar dificultades para entrar en la ría.

Las violentas olas y el viento comenzaron la hundir naves vikingas, que no podían llegar la tierra ni escaparse mar adentro. Barco a barco naufragaron todos… ¡¡Menos uno!! Quedaría a flote, para que corriera la voz de que en tierras cristianas no tenían nada que hacer.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.