Camino primitivo de Santiago
Asturias,  Camino de Santiago,  Experiencias,  Galicia,  Planes OCA

Empieza y termina el Camino Primitivo en nuestros hoteles

Si te gustan los retos y buscas un desafío, tu mejor ruta es la más antigua y una de las más duras del Camino de Santiago, el Camino Primitivo. Junto con el Camino de la Costa, conforman el llamado Camino del Norte, vía que está atrayendo a numerosos peregrinos los últimos años.

Su origen es histórico. Se trata del punto de partida que tomó Alfonso II, apodado el Casto, durante el siglo IX, desde el que recorrió la travesía hasta llegar a Santiago para visitar la tumba del Apóstol, recién descubierta entonces. Siendo un monarca fundamental en la historia de la ciudad de Santiago, se le considera el primer peregrino.

Te acompañamos desde el inicio de tu viaje en Oviedo, descansando en nuestro Hotel Santo Domingo Plaza de cuatro estrellas, situado a 5 minutos a pie del centro histórico de la ciudad. Además, contamos con un servicio pet friendly, es decir, adaptado para mascotas, de manera que tienes la oportunidad de hacer el Camino con tu fiel compañero peludo.

Siguiendo la senda, cruza la montaña que separa Asturias de Galicia al norte de Os Ancares, pasando por diferentes municipios como las Regueras, Grado, Salas, Tineo, Pola de Allande y Grandas de Salime, atravesando después la ciudad de Lugo y su emblemática muralla, para terminar en la Plaza del Obradoiro. Ya en la ciudad de Santiago, puedes concluir tu aventura en nuestro OCA Puerta del Camino, de cuatro estrellas e ideal para un alojamiento en familia, el cual también incluye el servicio de mascotas. Si prefieres adentrarte en el corazón de la ciudad y buscas una opción más céntrica, también ofrecemos alojamientos en nuestros apartamentos Duerming Cruceiro do Galo, Sete Artes, Rúa Travesa o Casa Reales, todos ellos muy próximos a la catedral. Si además quiere acabar tu experiencia como peregrino en Fisterra, disponemos también de hoteles muy cerquita del “final de mundo”.

El Camino Primitivo podría considerarse como una de las rutas más atractivas tanto por su naturaleza salvaje y montañosa como por su aislamiento y ausencia de masificación de peregrinos, lo que ayuda al retiro espiritual. No se trata de un trayecto fácil, algunos ciclistas se refieren a él como un terreno “rompepiernas”, lleno de subidas y bajadas continuas, por lo que es recomendable hacerlo a pie y tener en cuenta el clima. Sin embargo, su encanto hace que el trayecto valga la pena, y es una vía para escapar de la monotonía.

Vive el Camino con nosotros sin renunciar a comodidad y a la calidad que ofrecen nuestros establecimientos. ¡Reserva ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *